Un año de pandemia

Ayer hizo un año desde que la OMS decretara oficialmente el coronavirus como pandemia. Un año en el que muchas personas nos han dejado y que ha trastocado por completo nuestras vidas. Todo lo que nos hacía vivir lo hemos tenido que poner en standby por prevención, como el viajar, ver a nuestros familiares y amigos, los abrazos, ir a conciertos… hasta que sea más seguro para no poner en riesgo nuestra salud ni la de las personas que nos rodean.

Para mi este ha sido un periodo de aprendizaje, tanto a nivel personal como laboral, de introspección, de soledad y en el que he tenido muchos altibajos emocionales. 

Justo después de que terminara el confinamiento en España, hice los siguientes autorretratos, los cuáles me ayudaron a sacar de mi lo que sentía, a liberarme de tensiones y a tener la esperanza de que un día esta situación se acabará.

Ha habido veces en las que me veía como si estuviera atrapada ante una situación que se escapaba de mi control y de la que deseaba salir. Tanto la soledad como las ganas de huir a otro momento del futuro han sido constantes.

Pero todo este año lo he pasado en un pequeño pueblo de la España vaciada, que es de donde soy. No he visto las calles de una gran ciudad vacías y aquí es habitual no ver a nadie cuando salgo de casa aunque no haya pandemia.

Además de expresarme a través de la fotografía, otra de las cosas que más me ha ayudado a sobrellevar estos momentos ha sido la música. En el siguiente botón puedes acceder a la lista de Spotify de algunas canciones que escuché durante el confinamiento.